Somos testigos de un sinnúmero de actos de corrupción cotidiana de mayor o menor trascendencia social.

El ciudadano padece en carne propia la ignominia de la mala burocracia en todas sus formas.