La campaña en Colombia: de la confrontaciòn en redes sociales, a la realidad

Opinión
Tipografía
  • Muy Pequeño Pequeño Mediano Grande Muy Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Recorriendo el país, después del el día “D”. Es decir, la fecha fijada por el calendario electoral de las elecciones que definieron en las urnas el cambio en Gobernaciones, Asambleas, Alcaldías, Concejos y Juntas Administradoras Locales, bajo el "tsunami de agresiones y noticias falsas en redes sociales, se llega a la realidad. Y esa realidad se traduce, que las promesas de   campaña que no responde a la esperanza de los colombianos, sumidos en el desempleo, la inequidad, inseguridad, crisis de movilidad y la alta presencia de migración venezolana. Un hecho, que se comprueba en departamentos como Norte de Santander, Tolima, Valle, Nariño y Bolívar.

Lo más preocupante es que en el caso de Bogotá o Medellín, se registró más campañas que candidatos.  En el caso del caribe, existieron buenos candidatos, sin embargo, los partidos que los avalaron se convierten en el problema a superar. Palabras más, palabras menos lo que ha pasado es que la campaña en Colombia: en “aire y tierra” dejan huérfano al ciudadano. El “aire” entendido como las redes sociales. “la tierra” como el territorio.

Prueba de ello, es que muchos aspirantes  cambiaron sobre la marcha su discurso, propuestas y estrategia. El resultado un sinsabor agridulce. Aunque algunos candidatos tenían carisma, arrastre popular, no tienen disciplina y trabajo. Lo que no han podido entender, es que la gente quiere escuchar, de acuerdo a sus necesidades, pero en dirección de esperanza y solución.

Es donde aparece los contenidos. Para ser más claros. La propuesta de Gobierno, no lo que señala un plan de cientos de páginas que ni los expertos que los escribieron no se tomaron la molestia de leer, sino los pocos temas que la gente necesita saber. A esta altura de este análisis, saltan temas como la generación de empleo, seguridad, infraestructura, educación, impuestos, programas sociales, proyectos productivos, para quienes viven en las grandes urbes. En el caso del sector rural, seguridad alimentaria, agricultura, naturaleza y pesca. Para eso sirve la investigación, que en nuestro caso como consultor político, construimos en varias etapas: antes y durante  la campaña. Edificamos Gobierno con liderazgo y resultado.

La conclusión, es que en más de un centenar de campañas se han copiado fórmulas. Lo que no saben los candidatos, incluso los que se sintieron victoriosos antes del domingo 27 de octubre; es que cada elección es diferente. Cada lugar tiene sus características y cada elector cambia de acuerdo al contexto y los aspirantes. Lo que sucedió el día “D”. es que un candidato que no tenía posibilidades de ganar hace 7 meses atrás, salió s triunfador. Caso Cartagena, Medellín y Cúcuta con candidatos que no estaban en el radar de nadie. Caminaron la calle. Hicieron una propuesta alrededor de lo que le gente quería escuchar Lo cierto, es que la gente cambia de acuerdo a sus necesidades. También, a partir del trabajo realizado por el Gobernador o Alcalde saliente. Por último, quiero reafirmar que el marketing político y la comunicación está en constante cambio. Esa es su naturaleza. Todo pude pasar el día de elecciones. Y pasó. El que pierde, a la larga es el ciudadano, que levantó un “escenario de sueños y de esperanzas”, para mejorar su calidad de vida. Algo no tan sencillo, para quién pasa de ciudadano a Gobernante. Ahora viene la prueba de "fuego". Gerenciar un departamento o municipio. A propósito de este comentario. Usted que piensa. E mail: villotasantacruzcarlos@yahoo.com.co

Pin It