Los tres pasos que te transformarán en un gran orador

Discurso y Oratoria
Tipografía
  • Muy Pequeño Pequeño Mediano Grande Muy Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La oratoria es un arte repleto de técnicas y estrategias. Es verdad que algunas personas tienen mayor o menor facilidad y manejo sobre este arte, pero también es verdad que con practica y voluntad está al alcance de todos dominarla.

Sea cual sea tu profesión o actividad, puedo apostar que te será muy provechoso contar con conocimiento del arte de la oratoria. Realizar una presentación frente a tus jefes; rendir un examen oral; dar un discurso o participar de una conferencia de prensa: es tu oportunidad perfecta para brillar ¡y más vale que estas preparado para no desperdiciarla!

En esta nota buscaremos dejarte algunos tips para que puedas preparar un excelente discurso y deslumbrar a tus interlocutores.

Primero, lo primero ¡HAY QUE PREPARSE!

  • Objetivo: debes tener en claro cuál es el objetivo de tu discurso, presentación o charla. Pregúntate que razón tienes para realizar ese discurso, que es lo que quieres despertar en tu audiencia: ¿quieres instruirla, motivarla, buscar en ellos apoyo político, o convencerlos de que adquieran un producto o servicio?

  • Audiencia: ¿Quiénes son? ¿Qué piensan? ¿Qué edad tienen? ¿Qué formación tienen? Conoce a tu audiencia para saber cómo dirigirte a ellos. No es lo mismo dirigirte a un grupo de profesionales, que a un grupo de jóvenes, por ejemplo.

  • Tema y mensaje: elige un tema y luego piensa, ¿Cuál es la idea que quiero que retenga mi audiencia? Esa idea sera tu mensaje principal. Si bien es verdad que un discurso puede tener más de un mensaje, siempre es bueno hacer hincapié en uno de ellos, el mensaje central. En torno al que girara todo tu discurso.

  • Sentimientos: No olvides que más allá de los buenos argumentos que puedas tener los buenos discursos son aquellos que salen del corazón y llegan al corazón. Muestra sentimiento y trata de movilizar los sentimientos de tu audiencia.

  • Conoce el lugar donde darás tu discurso ¿Tendrás un atril, estarás sentado o parado? ¿Cuentas con facilidades tecnológicas como un proyector o un teleprompter? ¿Cómo se posicionara el público frente a ti? Mejor no llevarse sorpresas en el momento.

Ahora si ¡Hora de preparar el discurso!

Los mejores discursos de la historia no fueron improvisados, todo está pensado y planificado previamente, no hay peor error que creer que estás listo para improvisar. Escribir y practicar tu discurso es fundamental.

  • Realiza una tormenta de ideas: para comenzar puedes realizar un esquema de araña, poner en el centro de la hoja el tema y mensaje de tu discurso y luego escribir todo lo que se te ocurra al respecto. Google seguro te ayudara.

  • Persuasión: asegúrate de que tu discurso sea convincente. Utiliza argumentos basados en la lógica, tu credibilidad y no olvides los sentimientos.

  • Vocabulario: elige las palabras correctas, adecuándolas a tu audiencia. Trata de utilizar palabras que enfaticen tu mensaje.

  • Todo discurso tiene una introducción, un cuerpo y una conclusión.
    • En la introducción es importante incluir el mensaje de tu discurso (NO el tema, el mensaje!). Además este es el momento para captar la atención del público, se lo más original que puedas.
    • Para el cuerpo elige tres ideas que sostengan tu tesis (las tres mejores que tengas). Recuerda: pocas ideas bien desarrolladas serán más eficiente que muchas enmarañadas, ya que esto puede hacer que todo el discurso se vuelva confuso.

Comienza con tu argumento más fuerte, así mantendrás la atención del público y evitaras que comiencen dudando de tu tesis. El argumento más débil déjalo en el medio, es más olvidable, y deja para el final el restante.

  • Conclusión: Refuerza aquí tu mensaje y busca dar un cierre final y potente a tu discurso, más emotivo mejor. También refuerza y recuerda tus ideas clave.
  • Mucho cuidado con las transiciones, presta especial atención a la conexión entre una idea y la siguiente.

  • Puedes incluir una historia, el storytelling es una gran técnica para dar claridad a tu discurso y hacerlo memorable. 

  • Dirígete a cada una de las personas de tu audiencia como individuo, hazlos sentirse parte, utiliza palabras como “nosotros”, “usted”,“todos los presentes” , etc.

  • Una vez terminado el borrador léelo varias veces y corrige errores. También puedes leérselo a alguien con perfil de tu audiencia y considerar su opinión.

Ensayar mucho, mucho y mucho más.

No bastara darle un par de leídas a tu discurso. Cuanto mejor lo sepas, mejor será tu performance y tu confianza, y menor será tu margen de error. Aprender las ideas, orden y palabras principales de memoria será la mejor opción.

  • Practica las pausas y los tiempos. Una pausa después de una idea ayudara a enfatizarla. Toma el tiempo de tu discurso y la velocidad con la que hablas. Practica y escribe cuando es mejor generar pausas. Grabarte es una gran idea.

  • Revisa la claridad ¿Es esa la forma más clara para decirlo? A medida que practicas el discurso notaras que hay cosas que pueden mejorarse.

  • Revisa tu lenguaje no verbal. Recuerda que más de la mitad de lo que comunicamos lo hacemos de modo no verbal.