Así lo afirmó el candidato a la presidencia por el Movimiento Nacionalista Revolucionario, quien además sentenció que lo que sucede en su país es producto de un hartazgo social frente a Evo Morales.

Ese año perdió el plebiscito que convocó para decidir si podía ir por un cuarto mandato. Y forzó una resolución afirmativa de la Corte. La sensación de que su candidatura este año era ilegítima se extendió por gran parte de la sociedad boliviana.

Los hechos se precipitaron con más vértigo del esperado. Hace apenas tres semanas cerca de 7 millones de bolivianos acudieron a las urnas para elegir al presidente y vicepresidente para el período 2020-2025. Se esperaba una victoria de Evo Morales. La duda era si alcanzaría el porcentaje necesario para ganar en primera vuelta o debería ir a un balotaje. Después de casi 14 años al frente del gobierno, Evo veía amenazada su continuidad en el poder si la oposición lograba unirse para una eventual segunda vuelta. Ese era el escenario más temido por el oficialista Movimiento al Socialismo. Pero el epílogo de este convulsionado proceso electoral, luego de 20 días de agitación y escenas de violencia, muestra una derrota aún más profunda del primer presidente indígena de Bolivia.

Acaso la soberbia o la miopía de no haber escuchado a aquél 51,3% que en 2016 rechazó en un referéndum una reforma constitucional que habilitara una nueva reelección del presidente haya sido el pecado original de esta crisis. La insistencia en mantenerse en el poder burlando la Constitución que el propio Morales promulgó en 2009, que permite sólo dos mandatos consecutivos –Evo ya iba por el tercero- no fue un detalle menor. La sensación de que su candidatura este año era “ilegítima” se extendió por gran parte de la sociedad boliviana, aún entre aquellos que le habían dado su respaldo en 2005, cuando llegó al poder por primera vez con el 54% de los votos, y también en 2009 y 2014, cuando logró la reelección con más del 60%.

 

Es cierto que Bolivia cambió desde la llegada del MAS al poder. Lo reconocen hasta sus más grandes detractores, los que forzaron esta renuncia. El hasta entonces país más pobre de América del Sur logró un crecimiento económico destacable, de la mano de la nacionalización de los hidrocarburos, la medida estrella que adoptó el gobierno el 1º de mayo de 2006.

El enfrentamiento inicial con las compañías extranjeras que explotaban el gas y los minerales del suelo boliviano dio paso luego a una serie de acuerdos y compensaciones que beneficiaron notablemente al país. De la mano de un flujo considerable de ingresos extranjeros por la venta de esas materias primas, Bolivia creció a un ritmo promedio del 4,5% anual. El gobierno supo redistribuir los ingresos con planes sociales que permitieron a más chicos ir a la escuela, que beneficiaron a jubilados y a mujeres embarazadas. Entre 2005 y 2018 la pobreza extrema cayó del 38% al 15%. Este es apenas uno de los datos que Evo Morales destaca como sus logros.

Además de haber conseguido la inclusión en la sociedad de amplios sectores históricamente discriminados o directamente ignorados, como los indígenas. Hoy Bolivia se enorgullece de ser un Estado Plurinacional, en el que las mujeres con “polleras” (la vestimenta tradicional de algunos pueblos originarios) pueden ocupar cargos públicos o espacios en empresas privadas.

Con una combinación equilibrada entre "socialismo" y capitalismo, el gobierno de Evo Morales consiguió una modernización y una pujanza que pocos imaginaban hace 14 años. Pero, mientras algunas señales ya muestran falencias en la economía –el crecimiento comienza a reducirse y se incrementa notablemente el déficit fiscal pues caen los ingresos extranjeros- lo que más pesó en este desenlace inesperado fue la sensación de hartazgo de una sociedad que manifestaba que el tiempo de Morales llegaba a su fin.

La idea de que el Ejecutivo también se cerraba cada vez más a la disidencia, de que el gobierno viraba hacia una “dictadura” donde se rechazaban las opiniones divergentes fue otro factor clave a la hora de pedir este cambio.

Evo se despidió reiterando que se trata de un golpe de Estado. Pero lo cierto es que en las calles no se ven tanques militares ni armas apuntando a la Casa de Gobierno. Lo que pesó en estas tres semanas de movilización fue la fuerza del pueblo en la calle, los ciudadanos de a pie que salieron a decir basta. Una indignación acumulada desde aquél polémico fallo judicial que en 2017 avaló la reelección indefinida –en respuesta a una demanda del gobierno tras el revés en el referéndum de 2016- y alimentada con las evidencias de manipulaciones en el proceso electoral de este 20 de octubre, certificadas por dos auditorías diferentes, entre ellas la de la OEA exigida por la oposición.

El escenario ahora es de profunda incertidumbre. Quién y de qué manera tomará las riendas del poder es apenas el primero de los interrogantes que se abren, mientras quienes hasta ayer protestaban ahora celebran en las calles de distintas ciudades de Bolivia. Vendrá ahora una etapa de transición en la que no será sencillo conciliar a los dos grandes bandos en que quedó dividido el país. Quien asuma el poder, aunque sea en forma provisoria, deberá tener un agudo manejo del poder para que el país pueda seguir avanzando.

 

¿Qué pasa en Chile? El país trasandino se encuentra en estado de emergencia desde el sábado en la madrugada con toque de queda incluido. ¿Cómo se originó la crisis? 

En el pasado han quedado aquellos días en los cuales el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se destacaba de los demás por ser la agrupación más organizada, disciplinada y funcional. Raras veces sus asuntos internos eran motivos de intranquilidad social o de ridículo nacional como los sucesos que ocurrían en otros partidos. La pasada semana se celebraron las elecciones primarias simultáneas de partidos, siendo el PLD el que terminó con una disputa que puede alcanzar no solo a los órganos constitucionales que deciden, pero también llegar a requerirse alguna mediación/observación internacional.

Dos facciones se disputaban la candidatura: el leonelismo y el danilismo. El expresidente Leonel Fernández se enfrentaba a Gonzalo Castillo quien representa al sector del presidente Danilo Medina. El desenlace de estas primarias es conocido por todos, en un resultado muy cerrado, Gonzalo parece haber ganado el proceso (48,34 % vs al 47,61).

El equipo de Fernández alega que un algoritmo instalado en el “código fuente’’ del software de las elecciones alteró el resultado. Por consiguiente, depositaron una instancia ante el pleno de la Junta Central Electoral en la cual se solicita que se detenga la declaración oficial de resultados mientras se hace una auditoria manual y digital al nivel presidencial, parte del proceso que en todo caso debe ser revisada y/o anulada respetando los niveles municipal y congresual.

Desde mi experiencia como observador electoral de elecciones en los Estados Unidos e internacionales, sé que en el caso del voto electrónico uno de sus peligros está en la etapa de la transmisión de los datos. No estuve presente y no puedo certificar esta ocurrencia en República Dominicana, pero me sorprendió ver datos de la Junta Central Electoral antes de cerrar las votaciones, lo que pudiera interpretarse como tendencioso. Es por esta razón que vimos candidatos pidiendo, de emergencia, a sus seguidores permanecer en las filas de votación hasta que pudieran votar.

Esta crisis política electoral de República Dominicana no podría entenderse a profundidad si no se analizan las causas que nos trajeron a este momento: pugna presidencial.

La última ocasión en que el presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández se enfrentaron en unas elecciones fue en las primarias de 2007, pero esta no sería la última vez que los líderes del PLD medirían fuerzas dentro de su propia organización arrastrando con esto al país.

Tenemos que poner las cosas en contexto para una mejor comprensión del escenario que vive el PLD y por añadidura toda la sociedad dominicana, que se encuentra polarizada en una crisis partidista interna que si no se tratara del partido en el poder no causara tanta atención. Es la principal fuerza política no solo por ostentar el Poder Ejecutivo, pero también por su control hegemónico en el Poder Legislativo. La reforma constitucional de 2015 que permitió a Danilo Medina reelegirse en 2016 con la prohibición de hacerlo en 2020, no sería obstáculo para que Medina reencarnara sus aspiraciones –o al menos cobrar una vieja cuenta– en el cuerpo de un candidato enlatado y manufacturado como veremos más adelante.

Ajuste de cuentas de una deuda que nunca fue olvidada:

“El Estado me venció” fue la frase con la cual el presidente Danilo Medina, entonces candidato, finalizó sus aspiraciones presidenciales en mayo de 2007. En ese entonces, Fernández era el presidente en turno y Medina su retador. En aquel momento, Medina entendió que en gran medida su derrota pareciera haber sido el uso excesivo de los recursos del Estado a favor de la reelección. Recordemos que en el 2000 ya Danilo había corrido por la presidencia de la República sin éxito cuando Hipólito Mejía – del Partido Revolucionario Dominicano (PRD)- le ganó con un amplio margen (49.87%-24.9%). Tanto en el primer gobierno de Fernández en 1996 como en su segundo en 2004, Medina fungió como su Secretario de la Presidencia lo que algunos países se considera Primer Ministro.

En 2006, a mitad del segundo gobierno de Fernández, Medina deja su posición en la administración para emprender su propio proyecto político nuevamente, esta vez en contra del carismático Fernández, único presidente que el PLD había tenido hasta la fecha, quien seguía siendo popular. Tratando de echar tierra sobre su amplia derrota del 2000, Danilo arranca con el slogan motivante: “Ahora Es”.

La derrota de Danilo en 2000 se repetiría en 2007 cuando el presidente Fernández le derrotó en primarias de forma arrolladora con un 71% contra un 28%, números que probablemente habrán bajado la moral del equipo perdedor generando la famosa frase del candidato. En 2010, Leonel con presencia significativa en el congreso pudo reformar la Constitución para continuar en el poder. Declinó esta posibilidad y en 2012, por fin se da el “Ahora Es” que Danilo anhelaba en 2006, cumpliéndose su “profecía”. ¡El resto es historia!

Danilo ha tenido uno de los mejores gobiernos de la historia dominicana. El nivel de pobreza se ha reducido, se ha invertido en más educación y mejores hospitales y se ha continuado con el crecimiento económico que exhibieron los tres gobiernos de Leonel Fernández. Este éxito no es exclusivo de Danilo, como he dicho en el pasado: “No menos cierto es que ese crecimiento no se debe solo a la gestión de Danilo Medina, o de una persona, pues este desarrollo, con sus altas y sus bajas, pasó por las manos de Joaquín Balaguer (1966-1978, 1986-1996), Antonio Guzmán (1978-1982), Leonel Fernández (1996-2000, 2004-2012) y esta tendencia de crecimiento se mantiene en la era de Danilo Medina”.

Cada término llega a su fin y con él aparece el ciclo electoral. La Constitución de 2010 prohibía a Danilo Medina reelegirse para el periodo 2016-2020. El PLD con mayoría legislativa, nuevamente enfrenta el escenario de resolver el dilema recurrente de la política dominicana: la reelección. El Comité Político del PLD se reunió en la ciudad de Juan Dolio y con un acuerdo que más tarde se conoció como ‘El Pacto de Juan Dolio’, un partido repartió la suerte de toda la nación. En 2015, se reforma la Constitución, se quita el candado que impedía el acceso de Medina a la reelección y se le pone impedimento para el 2020, no tanto así para Fernández que ya llevaba 4 años fuera del poder y podía aspirar nuevamente en el 2020.

Llegando el fin de su segundo término, Danilo se vuelve a enfrentar al dilema de siempre. Esta vez pienso que ponderó muy bien su legado en la historia y opta por no reformar la Constitución. El peor fantasma de su pasado político vuelve a la escena: Fernández es el pre-candidato favorito. Pero, ¿cómo cobrar una vieja deuda con una Constitución que impide el enfrentamiento directo? El estratega del PLD tiene un as bajo la manga.

La incubadora política:

Un proyecto político se incuba como Sillicon Valey incuba sus “startups” para hacerlas exitosas en poco tiempo. Como señala Eduardo Moreles, director de Startupbootcamp Fintech Mexico, “Startup es una gran empresa en su etapa temprana; a diferencia de una Pyme, la Startup se basa en un negocio que será escalable más rápida y fácilmente, haciendo uso de tecnologías digitales.”

Grandes compañías como Uber empezaron como startup. En la arena política, tal cual las empresas con el plan de negocios, se necesita una estrategia de campaña. Para una campaña “express” exitosa se requieren tres cosas: a) buena imagen; b) un mensaje de impacto y conexión (narrativa); y c) mucho dinero.

Estos tres elementos fueron logrados en la campaña de Gonzalo Castillo. Sesenta y seis días necesitó para convertirse el candidato del PLD. Pero, ¿cuánto crédito de este éxito Gonzalo le debe a su propia trayectoria política? Solo el tiempo lo dirá. Su equipo sabe que, de los últimos 25 años, 20 han sido gobernados por el PLD con solo dos rostros en el poder (Danilo-Leonel), su mensaje vino con una mirada al futuro y trajo el slogan de #SangreNueva.

El tercer elemento también se cumple en la manufactura de este producto político desconocido para los dominicanos antes de su experiencia como ministro de Obras Públicas. Su fortuna siempre ha estado bajo escrutinio por lo rápido que crece, viniendo de un origen humilde y una carrera empresarial mezclada con la función pública. Sería otro dinero, sumado al propio, el que catapultaría su candidatura.

La batalla de David y Goliat: Dos viejos adversarios miden fuerzas en un choque de titanes

Desde mi óptica, el gobierno trató -con creces- de recrear un escenario similar al que ese sector del PLD consideró desigual en 2007. El apoyo que recibió Gonzalo del gobierno fue abrumador: Gabinete de los ministros, directores generales, el Comité Político del PLD, el Comité Central del PLD, 126 alcaldes22 senadores, 60 diputadosgenerales retirados, etc. Aun así, Gonzalo no alcanzó el 50% en las primarias.

Futuro político de Leonel Fernández:

Esta hoja de la historia aún no se ha escrito. Todo dependerá de las decisiones que los órganos electorales y constitucionales tomen sobre estas primarias recién celebradas. La realidad es que, contra todo pronóstico, con su campaña #LaFuerzaDelPueblo, Fernández ha demostrado que es el líder de la organización que preside. En un escenario adverso, él podría encabezar la candidatura de una coalición de 16 partidos minoritarios que sumado a un grupo considerable de peledeistas que votaron por él podrían romper con el “de facto” Estado de partido único y desplazar al Partido Revolucionario Moderno (PRM) como fuerza de oposición. Esto forzaría en 2020 la primera segunda vuelta que veríamos desde 1996. Leonel en otro partido redibuja completamente el mapa electoral.

Un PLD dividido es un PRM fortalecido y la contienda sería entre la mencionada coalición y el PRM que nunca ha logrado el poder. Al final del día, los cambios siempre atraen y el PRM está ante su oportunidad más importante, pero para tener éxito deben apoyar que se aclaren los resultados de los aparatos electrónicos, más allá de toda duda razonable porque de no ser así, su candidato, Luis Abinader, corre el riesgo de que le apliquen la misma pócima electronica en el 2020. Con aclarar las cosas gana el país, Gonzalo retira el asterisco pegado a su victoria* y adquiere legitimidad o Leonel demuestra su triunfo y por supuesto, Luis Abinader puede estar tranquilo sabiendo que competirá en un ambiente transparente en 2020.

Quienes conformamos la Alacop, ante la grave crisis social y política que se vive en el Ecuador:

1. Expresamos nuestro pesar a todos los ecuatorianos por la muerte de ciudadanos, como resultado de las protestas llevadas a cabo durante la última semana en el Ecuador.

2. Rechazamos los excesos, la violencia y los desmanes que se han producido y se siguen produciendo entre ecuatorianos y hacemos un llamado al respeto de los Derechos Humanos de todos los actores: ciudadanos, empresarios, autoridades, policías y militares.

3. En ALaCoP creemos firmemente en las instituciones y los valores democráticos, asi como en el derecho que tienen los pueblos en disentir y manifestarse siempre y cuando sea dentro de las normas constitucionales, legales y de convivencia pacífica que rigen dentro de un Estado de Derecho.

4. Hacemos un llamado a tender puentes desde el Gobierno Nacional y desde la sociedad civil, para superar a través del diálogo esta situación y así alcanzar acuerdos mínimos para que retorne a la normalidad institucional que requiere el país.

5. América Latina ha tenido duros desencuentros a lo largo de su historia y conminamos a los actores a que el diálogo y el respeto a la institucionalidad sea el único camino para encontrar un verdadero desarrollo social, político y económico de nuestra región.

El miércoles 16 de octubre a las 19 horas, en el Salón Azul de la Facultad de Derecho, el Presidente de la Cumbre Mundial de Comunicación Política Daniel Ivoskus, brindará la conferencia “Hackeando la política”. La política en tiempos de redes sociales y fake news.

Ivoskus, que presentó recientemente su libro “Mentirosamente” en el que analiza el impacto de las noticias falsas, o fake news, cómo se debe identificarlas y contraatacarlas, llega en el marco del convenio celebrado oportunamente entre la Vicegobernación y la y la Cumbre Mundial de Comunicación Política.

La invitación es abierta a todos los interesados en la comunicación política y las fake news, tema que ha tomado notoria importancia en las campañas electorales. También se abordarán temáticas como:  verdades y mentiras del Big Data y Escucha Digital.

El vicegobernador Gustavo Canteros dijo, con relación a la charla que brindará el analista político: “Buscamos que los jóvenes se integren a la política. Esta conferencia aborda la forma en la cual esta generación de jóvenes se vincula con la política a través de las redes sociales. Por ello trabajamos responsablemente, brindándoles las herramientas que les permitan entender la política y los flujos de información en estos tiempos, con el objetivo de formar ciudadanos activos y conscientes”.

Ivoskus consideró que el libro “desmenuza el origen y la acción de uno de los virus más potentes que atacan el sistema inmunológico de la democracia”. Y ahondó: “Las noticias falsas son un mal endémico de nuestra época, están transformando mentiras absolutas en verdades irrefutables, socavando directamente la credibilidad y fortaleciendo el efecto de las campañas sucias”.

“La construcción de las Fake News se da a partir de una historia que, generalmente, puede tener matices de realidad. El problema es que rápidamente esos matices se desdibujan, y esa verdad inicial se trasforma en una mentira legitimada”, añadió.

La cita es el miércoles 16 de octubre a las 19 horas en el Salón Azul de la Facultad de Derecho, Salta 459 y las inscripciones se recibirán en el Teléfono 3794625729.

España está a punto de resolver la situación política que hoy presenta. En pocos días se confirmará que no se pudo formar gobierno, disolviéndose las cortes, llamándose a un nuevo proceso electoral. Más allá de todo esto, la pregunta obligatoria es: ¿Qué sucederá el 10 de Noviembre?, la conclusión es sencilla cuando utilizamos la palabra mágica “CLIVAJE”.

En las primeras décadas de la política española existía un realidad Bipartidista, PSOE y PP, nada más podía alterar el curso de una elección, partidos regionales o regionalistas no tenían la capacidad de generar un cambio, y muchos menos hacerse con una victoria ni siquiera imaginable para ellos mismos.

Hoy por hoy esto cambió, entraron al juego los partidos políticos Ciudadanos, Podemos y muy recientemente Vox, lograron introducirse en la mente del elector, cambiando la realidad que ya es otra, pasaron de ser una sociedad Bipartidista a convertirse en una sociedad Pentapartidista, pero al parecer muchos políticos no lo han logrado comprender, bien sea por lo rápido del cambio, o tal vez por la simple necesidad de no salir de la zona de confort, concluyendo erróneamente que las personas no piensan así.

¿Cómo lograron estos nuevos partidos entrar eficientemente en la política Española?

Fácil!, lo hicieron con sus discursos.

El partido Ciudadanos irrumpe como un partido nuevo, fresco, de progreso (Se puede estar agotando); El partido Podemos, logra implantar el término revolución (Ya se agotó); y el partido Vox, entra propugnando valores tales como: El nacionalismo, la identidad propia, el sentido de ser y defender a España (Novedoso, veremos qué sucede).

El mundo completo está lleno de seres humanos, y los humanos nacimos programados para evolucionar, es natural, evolucionamos en todos los aspectos y en lo político no es una excepción. debido a esto, lo que funcionó en el pasado ya no genera los mismos dividendos político-electorales que antes, ahora solo hablar de izquierda o derecha no genera emoción en el elector. Estamos en otra era, y esa palabra mágica la cual mencioné al comienzo de este artículo “CLIVAJE”, debe modificarse, debe mutar, debe convertirse en generador de emociones debido a que Izquierda y Derecha, aplicándole un neutralizador como “Centro” sencillamente no obedecen al principio básico de la evolución.

Mirando de cara a este nuevo proceso electoral, en una sociedad pentapartidista donde los actores políticos piensen que el discurso debe centrarse entre izquierda y derecha sucederán resultados similares a los ya vistos, bien sea para ganar, o para gobernar.

Votos o apoyos divididos entre 5, nada fácil si la propuesta es la misma, muy difícil para el ser humano que está programado genéticamente para la evolución.

 

“EL ELECTOR HA CAMBIADO, LOS CLIVAJES HAN MUTADO. ENTENDERLO ES CLAVE PARA GANAR UNA ELECCION”   

FELO JIMENEZ

Del 24 al 27 de octubre, llega a Buenos Aires, “Argentine Election Tour", el evento global de la comunicación política que convoca a los mejores consultores, estrategas de campaña, analistas, prensa internacional y trabajadores del ámbito de la comunicación de gobierno, para analizar y experimentar el minuto a minuto del proceso electoral en el país, su coyuntura y el cierre de campaña en las próximas Elecciones Presidenciales de Octubre. 

Argentine Election Tour se propone atraer un turismo segmentado, que pueda conocer características particulares de la actividad política y de la forma de pensar de los ciudadanos en Argentina durante la jornada electoral. Cada país tiene sus características particulares en lo que se refiere a procesos electorales, formas de votación, participación ciudadana y legislación; conocer esta realidad en primera persona y comprender su significado, es importante para diferentes profesionales que trabajan o estudian esta área de la política.

      La cita será del 24 al 27 de Octubre en Buenos Aires y tendrá el Hotel Panamericano como sede del evento. En cuatro días, el cronograma de actividades incluye: visita a los centros de votación el día de la elección, a los actos de cierre de campaña, al centro de procesamiento de datos; y una jornada completa con expositores de primer nivel que debatirán sobre los temas relevantes de la elección, brindarán informaciones y datos de las estrategias de campaña de los candidatos, así como un análisis de los acontecimientos más relevantes, como por ejemplo, fake news y campaña en redes sociales. 

Más de 25 figuras destacadas participarán en el panel de expositores, entre los que se destacan el Dr. Izurieta (Director de campañas políticas de la Universidad George Washington), Hugo Hurtado (Director de Relaciones internacionales para Latinoamérica de la Universidad de Virginia), estrategas de los dos principales candidatos (Macri- Fernández), y los principales consultores políticos de Argentina, entre otros.

Además de las actividades programadas, el tour ofrece la posibilidad de conocer la increíble Capital de Buenos Aires, su arquitectura, gastronomía, cultura y tradiciones.  

Para más información, visitar la página www.argentineelection2019tour.website

Toda batalla política es una batalla cultural. La música es un idioma universal que conecta desde las emociones.

"Algún día la política será una canción", escribió el poeta León Felipe. Sólo los poetas son capaces de condensar un mundo en un verso.

Así lo entendió también Barack Obama que intuyó que la música sería decisiva en la movilización del electorado urbano en el 2008. Y el impacto político del famoso Yes We Can así lo demostró. Obama comprendió que toda batalla política y electoral es una batalla cultural. Nunca sabremos con exactitud cuánto contribuyó esa versión de Will.i.am, líder del grupo afroamericano Black Eye Peas, a la victoria electoral de Obama, pero nadie duda de ello. El cantante decidió aportar su talento cuando escuchó emocionado a un Obama que, en lugar de atacar a su rival (Hillary Clinton) tras perder en las primeras primarias de New Hampshire, lanzaba un discurso cargado de esperanza: "Sabemos que el camino será largo, pero recuerda que por muchos obstáculos que haya en el camino, nada puede frenar el poder de millones de voces que claman por el cambio. Sí, se puede".

Hay frases que marcan época. Yes, We Can, es una de ellas. 

"La música es revolucionaria: alinea las filas del pueblo, lo despierta y lo guía hacia delante, decía el compositor y pianista ruso, Dimitri Shostakóvich. La música es un idioma universal que conecta desde las emociones, provoca determinadas reacciones físicas y, junto con la política, guardan una íntima y eficaz relación. La música es puente para que la política comunique. Y esa comunicación tienen tres características vencedoras: las multitudes, las redes, las calles. Si la música es universal, bailar también lo es. Implica relacionarse, ser cómplice de otros, formar parte de un colectivo. 

Hace muy pocos días, se viralizó una campaña en donde cientos de personas, bajo la consigna "Macri ya fue, Vidal ya fue, si vos querés, Larreta también", se congregaron, a metros del Obelisco, para bailar al ritmo de la cumbia en rechazo a la reelección del actual jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. Se trató de un formato flashmob, que implica la acción coordinada y repentina de una multitud en el espacio público para luego dispersarse rápidamente. La propuesta es innovadora e intenta construir un movimiento desde abajo, desde la calle, desde el baile, desde la alegría del encuentro.  

El fenómeno #SiVosQuerés está generando interés, incluso fuera de las fronteras argentinas. Estas podrían ser las claves:

La cumbia

En Argentina, nada mejor que la cumbia para bailar. La cumbia argentina cuenta con influencias del chamamé y del tango. Una versión de este subgénero que se popularizó en las últimas décadas es la cumbia villera, caracterizada por sus letras que relatan los pesares cotidianos de la marginalidad.

 La cumbia de Lammens es magnética y contagiosa. No es banda sonora: es acción política

La cumbia en Argentina ha logrado colarse en todos los estratos sociales. Tiene esa capacidad de identificar crudas realidades y, al mismo tiempo, ser un elemento de diversión y distracción. El uso de la cumbia en campañas electorales es habitual. Por ejemplo, en la Provincia de Buenos Aires, los principales rivales para la gobernación, María Eugenia Vidal y Axel Kicillof, tienen sus propias cumbias. Pero la cumbia de Matías Lammens es magnética y contagiosa. No es banda sonora: es acción política. Esa es la diferencia. 

El baile

Bailar, cantar, moverse, es disfrutar, es placer. Y juntarse para bailar en la calle es una manera de tomar la calle, de apropiarse del espacio público. Frente a las frías e inertes vallas publicitarias con sus modelos previsibles y estereotipados, la comunicación de cuerpos en movimiento con su diversidad etaria y cultural es de una enorme vitalidad y credibilidad. Es libertad, emancipación, colectividad. El movimiento que acompaña esta cumbia es sencillo, divertido y permite una gran expresividad corporal. Este baile ocupa la calle con alegría y confianza, desafiando, con el baile, a la rigidez y dureza del adversario a batir. 

De las calles a las redes

La gente baila en el atardecer amparada por la complicidad de la multitud comprometida, las linternas de los celulares, las fotos, las selfies, los vídeos y los streamings. El baile se convierte en una fiesta democrática a la que invitamos a nuestros amigos y amigas a través de las redes. Diversas presencias: virtuales y físicas. Todo ello es la nueva realidad. Además, los promotores han entendido que no era publicidad (no lo mueven desde las redes oficiales), que no debían encuadrar esta acción en una acción tradicional. Se trataba de crear una atmósfera ciudadana, de liberar la campaña de asesores, publicistas y dirigentes… y devolverla a la gente donde siempre tiene que estar.  

El momentum

Después de varias concentraciones y con varios formatos, empezamos a intuir la fortaleza del momentum de esta iniciativa. ¿Dónde tiene su límite? ¿Es posible hacer de la concentración final una gran fiesta de emancipación, esperanza, alegría y confianza políticas? Creo, sinceramente, que su potencia va a ir en aumento. El candidato se ha convertido en movimiento, música y complicidad. La sonrisa de Lammens corona esta energía movilizadora que puede desbordar la rigidez y el techo histórico del peronismo y del kirchnerismo en CABA

El concepto

#SiVosQuerés apela a lo posible, combate el determinismo y el derrotismo. Es desafiante y estimulante. Trabaja las emociones que no se rinden, que creen que es posible el desafío y el reto por el solo hecho de que es posible democráticamente. Esta apelación indirecta al voto me parece de una gran efectividad. No es dirigismo, no exige ni conmina a los electores, les deja en libertad. Les habla desde la autonomía, el respeto y el sueño compartido. Es muy útil para atraer votantes indecisos y permite el cambio sin complejos, ni culpa. Ahí está clave. 

La alegría 

Nietzsche decía que "el sentimiento de placer que surge de las relaciones humanas vuelve en general al hombre mejor; la alegría compartida, el placer disfrutado en común son mayores y le dan seguridad al individuo, lo hacen más bueno, disuelven la desconfianza y la envidia: porque uno se siente bien y percibe que el otro se siente bien igualmente". Elecciones, música, baile, hoy son parte del proceso de recuperación del ánimo democrático, del reencuentro socializador y las energías liberadoras. 

¿Puede una canción ganar unas elecciones? No lo sabemos… pero no lo descarten. Yes We Can #SiVosQuerés.

El consultor político español Antonio Sola, ‘creador de presidentes’, inició el Congreso Iberoamericano de Comunicación Política que se celebra en Santo Domingo.

Seguinos en Twitter