Cuando las Fake News conectan con tus emociones y al verlas sentís bronca, alegría, risas o indignación corren como virus que infectan rápidamente a la sociedad, en épocas de incertidumbre por la pandemia del Coronavirus.